¿Qué son las pruebas epicutáneas o pruebas de parche? Explicamos aquí en qué consisten.

También conocidas como pruebas de parche. Consisten en la aplicación sobre la piel (normalmente en la espalda) de una batería de sustancias alergénicas especialmente preparadas para penetrar por difusión a través de la epidermis, entrando así en contacto con el sistema inmunitario del individuo.

Son más laboriosas que las descritas previamente ya que requieren la preparación de los parches. La batería estándar contiene 36 sustancias distintas, pero también existen otras baterías estandarizadas como la batería de metales, la batería de productos dentales o la batería de cosméticos. En ocasiones, se utilizan “contactantes” aportados por el propio individuo. La zona donde se aplica suele ocluirse durante un periodo de tiempo, generalmente 48 horas y, a continuación, realizar lecturas en diferentes días.

Las pruebas epicutáneas se utilizan para el diagnóstico de las dermatitis alérgicas de contacto. Son muy seguras siempre que se utilicen sustancias estandarizadas, induciendo en el individuo sensibilizado reacciones de pequeño tamaño (de milímetros a unos pocos centímetros) que suelen remitir con la aplicación de corticoide tópico.

Cerrar menú