¿En qué consiste la dermatitis atópica en el niño? ¿En qué partes del cuerpo se manifiesta más habitualmente? ¿Cómo se puede tratar?

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria (dermatitis) de la piel, que se da en niños con una constitución atópica( alteración del sistema inmunitario del niño que reacciona al entrar en contacto con diversas sustancias ambientales), y  que cursa por brotes (recidivante), siendo sus síntomas principales  el picor, enrojecimiento (lesiones eritematosas) con descamación (eczemas) y sequedad cutánea(xerosis).

Es la enfermedad cutánea crónica más frecuente en la edad pediátrica, tiene  una base genética, y  en general una tendencia natural a la mejoría con el desarrollo del niño.

Sus causas se desconocen, la piel del niño con dermatitis atópica, es extremadamente sensible y reacciona frente a diferentes estímulos externos: sustancias irritantes (ciertos tejidos, detergentes, suavizantes, sudoración), alérgenos, infecciones.

La localización de las lesiones varía con la edad, durante los primeros meses de vida (fase de lactante)  las lesiones se localizan preferentemente en la cara respetando el triángulo naso-labial, cara anterior del tórax, pudiéndose  extender a la cara externa de brazos y piernas; en estas edades tempranas  la sensibilización a alérgenos (alimentarios) puede influir en la evolución de la dermatitis.  En el niño mayor de 2 años (fase infantil) la localización de las lesiones  es más frecuente en los pliegues de brazos y piernas (codos y rodillas), pudiendo afectar a otras zonas corporales (cara, labios, pies…). En edades posteriores (adolescencia) la localización  apenas varía, siendo el síntoma predominante la piel seca (xerosis).

El tratamiento va encaminado a controlar la evolución de la dermatitis, disminuir los brotes en frecuencia, duración  e intensidad.  Este se basa en una serie de medidas generales de cuidado de la piel y en el  mantenimiento de la piel bien  hidratada mediante la aplicación de cremas emolientes,  es importante el control del picor para lo cual se usan antihistamínicos con efecto sedante,  en los brotes se usan cremas antiinflamatorias (corticoides e inmunomoduladores)  y tratamientos para la infección en caso necesario. Además es importante  mantener una serie de hábitos higiénicos y cuidados de la piel de los niños con dermatitis atópica. (Consejos para los cuidados de la piel de los niños con dermatitis atópica)

Cerrar menú