¿Por qué aparece la dermatitis alérgica de contacto?

La dermatitis alérgica de contacto (DAC) es una reacción inflamatoria específica de la piel producida por el contacto mantenido de una sustancia alergénica sobre la superficie cutánea. Se trata de un trastorno muy frecuente que debe diferenciarse de las dermatitis de contacto irritativas (DIC), aún más frecuentes, ocasionadas por la exposición mantenida a agentes con efecto lesivo sobre la piel (ácidos o álcalis, detergentes, disolventes, etc.).

Los límites de la lesión pueden estar bien delimitados pero, a diferencia de la DIC, se pueden propagar a la vecindad o a lugares distantes. Suele acompañarse de intenso prurito. En la fase aguda, la DAC se caracteriza por eritema y edema, con posterior evolución a pápulas, vesículas, exudación y costras con descamación. Cura sin cicatriz. En los estados crónicos, la piel se liquenifica, y pueden aparecer fisuras y pigmentación en la zona. Se producen lesiones de rascado que favorecen la sobreinfección.

Las manos son la zona del cuerpo más frecuentemente afectada, debido a la manipulación de sustancias y productos de todo tipo. Cuando la dermatitis aparece en la cara suele deberse a la aplicación de cosméticos o medicamentos tópicos y también son frecuentes en el cuero cabelludo tras la aplicación de tintes. Las lesiones localizadas en los pies debe hacernos sospechar en componentes del calzado, como gomas, tintes o el cromo presente en el cuero.

La causa de una dermatitis de contacto se confirma mediante las denominadas pruebas epicutáneas o test del parche (ver apartado de pruebas diagnósticas).

El tratamiento consiste en prevenir el contacto con el agente responsable.

Cerrar menú